4 pasos para implementar telefonía IP en tu empresa

La mayoría de las empresas ya son conscientes de que la telefonía tradicional del cable de cobre tiene los días contados. El futuro pasa por Internet, también el de la telefonía, con la tecnología VoIP. Sin embargo, muchas organizaciones no saben muy bien por dónde empezar a la hora de implementar esta tecnología y poner en marcha la telefonía IP, tanto en sus centralitas telefónicas como en sus comunicaciones móviles.

Lo primero que necesita saber una empresa para meterse de lleno en el mundo de la tecnología VoIP, y poder implementarla según sus características y necesidades es conocer las opciones existentes en diferentes aspectos.

Primer paso – Evaluar la red (LAN-WAN)

Lo primero es evaluar el nivel de actualización y obsolescencia de nuestro hardware de red y las capacidades de nuestra Ethernet. La velocidad y el ancho de banda que sea capaz de proporcionarnos nuestra infraestructura de red es determinante para que el sistema de telefonía IP que implantemos nos de el rendimiento que esperamos. Si contamos con switches y routers obsoletos y desactualizados, incapaces de optimizar el ancho de banda con calidad de servicio QoS, difícilmente conseguiremos una implementación satisfactoria en la utilización de Internet como medio.

Si lo que queremos es disponer de conexiones VoIP de forma permanente, lo más aconsejable es utilizar la red Ethernet con teléfonos físicos VoIP. También se puede hacer de forma inalámbrica a través del Wi-Fi conectado a la LAN, sin embargo, hay que tener en cuenta que muchos routers Wi-Fi no son capaces de priorizar el tráfico VoIP y puede ocasionarnos problemas de latencia y de falta de calidad de la voz.

Segundo paso – Elección de terminales Hay que conocer cuáles son los terminales que nos permiten utilizar la tecnología VoIP. Encontramos cuatro opcionesdiferenciadas:

Avaya 1600 Series IP Deskphones

  • Teléfonos físicos (hardphones). Dentro de este grupo tenemos dos opciones:
    • Hardphone básico VoIP de escritorio. Es el destinado a las extensiones, cuenta normalmente con un teclado estándar y botones para las funciones adicionales como transferencia de llamada.
    • Hardphone VoIP. Es el destinado a la persona que recibe y distribuye las llamadas, el recepcionista. Más caro que el estándar de escritorio pero con funcionalidades mucho más avanzadas con capacidad de gestionar múltiples líneas, para agilizar y facilitar la administración de llamadas.

      Avaya 9600 Series IP Deskphones

  • Softphones, o lo que es lo mismo software de teléfono. Para ordenadores -de escritorio o portátiles-smartphones y tabletas. Esta aplicación no es necesaria en los teléfonos físicos VoIP porque ya incluyen su propio software. Hay que tener en cuenta la carga del procesador, ya que para transmitir la voz el terminal tiene que hacer miles de muestreos por segundo.
  • Adaptadores ATA (Analog Telephone Adaptor). Un adaptador que habilita los teléfonos analógicos para utilizar VoIP.
  • Terminales tradicionales conectados a una central telefónica con capacidad IP. En este caso es la central la que se encarga de realizar todas las funciones IP que en los anteriores casos soportan los propios terminales.

Tercer paso – Elección del sistema de distribución de llamadas Del mismo modo que sustituimos los viejos teléfonos analógicos por nuevos terminales VoIP, hay que hacer lo mismo con centralitas – PBX(Public Branch Exchange). Existen dos opciones:

  • Dispositivo físico PBX IP. Localizado, instalado y gestionado en la oficina. Somos partidarios de las centrales híbridas que soportan el mundo tradicional y el mundo IP, tanto en extensiones (usuarios internos) como en lineas telefónicas (conexiones externas).
  • PBX en la nube. La centralita ya no es un aparato que tenemos en la oficina, sino que se encuentra en la nube. Este caso puede darse de dos formas: la primera, alquilando extensiones a un proveedor a través de una tasa fija mensual o periódica; y la segunda, colocando tu central en un centro de datos. En esta segunda opción el atractivo de las cuotas se puede conseguir con una financiación vía renting de la central a incorporar, y todo dependerá de las dimensiones de la centralita a contratar.

Cuarto paso – Elección del servicio y el proveedor Hay dos víasa considerar:

  • A través del servicio de Internet. En función del número de extensiones, líneas utilizadas simultáneamente, códec utilizado y topología elegida, podrá ir desde un servicio asimétrico (ADSL) compartido o de uso exclusivo para la VoIP, a un servicio simétrico con una reserva de caudal para la VoIP.
  • Directamente, a través de un servicio de telefonía por Internet propiamente dicho, con un operador como Nomasroaming. De esta forma, las llamadas VoIP van directamente de la oficina a la red mediante troncales SIP, es decir, sin intermediarios, asegurándonos la optimización de la ruta para las llamadas VoIP. Además de esto podemos disponer de números de teléfono internacionales que se pueden conectar a la nueva central IP.

En cualquiera de los casos es importante contar con  un integrador de telecomunicaciones que tenga experiencia en redes, movilidad, caudales de Internet, telefonía y seguridad. No hay que olvidar que estamos hablando de una red pública y, según la topología empleada, hay que considerar las políticas de seguridad a implantar.

Si tienes alguna duda sobre esta información o necesitas que te demos más datos sobre cómo abordar la implementación de telefonía IP en tu empresa, no dudes en consultarnos sin ningún compromiso.

photo credit: Seattle Municipal Archives via photopin cc

0 comentarios

Escribe tu comentario

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *