La virtualización de servidores exige nuevo modelo de backup y recuperación ante desastres

La virtualización de servidores ofrece muchas ventajas a las pymes que cada vez son más dependientes de las TIC. La necesidad de reducir costes al mismo tiempo que se implementa la capacidad de almacenamiento y recursos dinámicamente las conduce a esta tecnología que ya disfruta de un mercado lo suficientemente maduro. Sin embargo, todavía presenta algunas dificultades encabezadas por el uso simultáneo de entornos físicos y virtualizados.

La virtualización se considera ya como un mercado maduro, tanto a nivel de las empresas usuarias como de los proveedores. Los departamentos TIC que ya han virtualizado sus servidores de forma básica, ahora suben de nivel ampliando la virtualización a sus aplicaciones más críticas. Y la mayor parte de los proveedores han sobrepasado ya la segunda versión de sus productos virtualizados.

La tendencia a la virtualización continúa. El motivo es que las ventajas estratégicas son notables y responden a las necesidades más apremiantes de las organizaciones:.

  1. Permite alinear la implementación de capacidad y recursos TIC con el crecimiento y expansión del negocio, porque resuelve el problema de expansión del servidor físico al mismo tiempo que recorta los gastos de capital que conlleva la compra y mantenimiento de nuevas máquinas.
  2. Mejora la calidad del servicio porque aumenta el rendimiento y el tiempo de funcionamiento de su infraestructura agilizando, flexibilizando y simplificando los procesos.
  3. Permite implementar soluciones de alta disponibilidad a nivel de servidores y equipos de conexión de telecomunicaciones, lo que redunda en una mayor disponibilidad y fiabilidad de los servicios.

Sin embargo, todavía hay pymes que se resisten a su implementación porque les plantea dudas tales como la pérdida de control sobre los servidores virtualizados; las complejidades de licencias de software; un personal TIC no cualificado para gestionar las complejidades técnicas de los entornos virtualizados; y escaso tiempo y recursos.


El hipervisor o monitor de la máquina virtual permite controlar la virtualización y diferentes OS en un mismo ordenador.

Gestionar simultáneamente entornos separados y diferentes como lo son el virtual y el físico plantea complejidades para los departamentos TIC. Una de sus principales dificultades es la gestión del almacenamiento, copia de seguridad y recuperación ante desastres en máquinas virtuales.

Resulta difícil gestionar el almacenamiento porque los datos pueden duplicarse entre servidores virtuales. Por otra parte, una infraestructura parte virtual, parte física, supone menor visibilidad de la “panorámica” TIC corporativa. Este hecho dificulta la recuperación ante desastres y la copia de seguridad porque complica su gestión.

El modelo convencional de recuperación ante desastres y backup basado en software cliente instalado en las máquinas físicas no es eficaz en entornos virtualizados. Por ello la virtualización de servidores exige un replanteamiento de la recuperación ante desastres y la copia de seguridad. Lo de “guardar en disco” se ha acabado. La palabra clave de la solución a este problema es la integración.

Cuestiones a tener en cuenta para el replanteamiento de la copia de seguridad y la recuperación ante desastres

  • Implementar conjuntos integrados de herramientas de recuperación ante desastres y backup para ambos entornos, físicos y virtuales, porque comprar herramientas diferentes para para cada uno supone mayores costes de mantenimiento, y es necesario formar a los empleados del departamento tecnológico. En definitiva, aumenta los gastos y la complejidad de la gestión de las herramientas de copia de seguridad y preparación ante desastres. Por el contrario, implementar un conjunto integrado de estas herramientas permite la estandarización, y refuerza la consistencia de la recuperación al eliminar la posible confusión y conflictos entre aplicaciones y configuraciones de ambos ecosistemas. Una buena opción es un backupremoto en tierra de terceros donde disponer de ambos entornos. De esta manera en caso de caída es posible recuperar, si bien hay que considerar los tiempos de recuperación porque lo importante de la copia no es ésta, sino cómo se recupera.


    Las empresas deben tener en cuenta la cantidad de tiempo de inactividad que su empresa puede tolerar para abordar su plan de recuperación ante desastres.


  • Tener en mente un enfoque de protección de datos unificada. Es necesario disponer de una imagen de la máquina virtual completa para fines de recuperación con la idea de mejorar la visibilidad y flexibilidad para restaurar archivos individuales y recuperar desde una copia de seguridad en un único paso, separando por una parte las configuraciones y programas y por otra los datos. De este modo la instalación de una nueva instancia de la máquina es cuestión de minutos. Sobre los datos, dependerá del volumen de los mismos y de los anchos de banda para realizar el trasiego de un lugar a otro.
  • Aumentar la eficiencia del almacenamiento. Para ello es necesario optimizar el uso de la deduplicación para reducir las necesidades de almacenamiento. Ésto garantiza que los datos redundantes, idénticos, no están duplicados en ambos entornos ocupando espacio innecesariamente. Con la deduplicación realizamos copias de bloques de datos en distintos lugares. Si estos conjuntos de datos no han variado desde la última vez que se respaldaron, no se vuelven a copiar, además de poder alojar los bloques de datos en distintos lugares para garantizar la información en caso de caída de un nodo.
  • Automatizar la migración de imágenes para reducir el coste de almacenamiento en disco o para replicar a un sitio secundario. De esta forma se acelera la virtualización.

Un completo plan de recuperación ante desastres tiene que abarcar mundos físicos y virtuales. Muchas empresas luchan por gestionar múltiples productos de múltiples proveedores para proteger sus datos críticos teniendo que sufrir un aumento de la carga de la gestión y del potencial de errores, además de ser una opción muy costosa y que puede crear confusión llegado el momento de la recuperación. Es fundamental replantear el enfoque y buscar un sistema integral de gestión central que permita recuperar rápidamente un servidor físico o una máquina virtual.

photo credit: kenyee via photopin cc
photo credit: Tecdencias via photopin cc
photo credit: Helene Iracane via photopin

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *